Sep 292010
 

Guanabo; Que fue para mi?…

Por Benny Alvarez

Era el final de la década de los años 50, y mis padres decidieron que era mejor quedarse en Santa Maria del Mar a vivir de forma definitiva, así que no regresamos a La Habana nunca mas…

Una noche, no estoy seguro si tenia 3 o 4 años, mi madre me contaba que yo tenia una fiebre alta, entonces un vecino le dio el teléfono de un Doctor de Guanabo; eran pasadas las 9PM, pero de todas formas el medico llego; después del examen de rutina, el Doctor diagnostico’ una infección en la garganta; mi madre agradecida pregunto’: Cuanto le debo Doctor? “3 pesos”…Tome la receta y en la mañana vaya a la Farmacia en Guanabo que allí va a encontrar el medicamento que le recete’; <muchas gracias Dr Bello> respondió mi madre; yo creo que fue’ la primera vez que escuche’ el nombre Guanabo.

Como todo el Mundo sabe, llego el accidente histórico “La Revolucion”, entonces todo cambio’, no podía ir mas a la escuelita Privada, tenia que ir a una escuela publica; mis padres me matricularon en la Escuela de Repatriados Jose Marti; esta se creo para niños que venían de otros países como USA, Venezuela, y niños de otras provincias; Aquel experimento resulto ser un desastre absoluto, yo perdí dos cursos escolares hasta que apareció mi tabla de salvación, la Escuelita de Boca Ciega; entonces todo empezó a marchar viento en popa, pero Guanabo seguía en mi vida cotidiana; Mi padre el Sabado me decía, “Vamos a pelarnos hijo, a la barbería de Guanabo, por favor, yo no quiero pelarme con Bombino, decía yo, el me pela muy corto…así es mejor, vas a estar mas fresco decía mi padre.

Ya en la escuelita de Boca Ciega comencé a conocer nuevos amigos, aunque éramos muy pocos alumnos, yo estaba seguro que el numero este aumentaría en cuanto fuera para la Secundaria, pero esto tomaba tiempo. Entonces comenzaron las visitas a Guanabo, las clases de Judo en el CV…Pucho el Flaco, el instructor. Los Sabados en la mañana los juegos de pelota en Peñas Altas (donde hice muy buenos amigos), el tiempo pasaba, entonces ya tenia permiso de mi madre para ir al cine a la primera tanda.

Pasaron varios cursos escolares y llego el Curso 1969-70 en el amo Grado; que alegría, ya me consideraba un triunfador, si, porque sabia que aquello era el inicio de lo que fue mi segunda familia, mis amigos, mis hermanos…7mo C era un Grupo muy especial, no éramos los mas jóvenes de edad, todo lo contrario, había grupos de muchachos mas pequeños que el de nosotros, lo que si no puedo olvidar es que ese año fue uno de los mejores de mi vida. Ya podía ir a las fiestas de quince, ya podía bailar y tomar una cerveza que era suficiente para que me durara toda la noche; En las fiestas empece’ a socializar con todos los muchachos de otros grados y se fueron sumando los amigos. Llego’ la mitad del curso y con ello La Escuela al Campo; era la época de la Zafra de los 10 Millones que nunca fueron, y nos enviaron al campo por 90 días.

Las Escuelas al Campo, una experiencia única; tenias que aprender cosas que estaban fuera de lo ordinario, las duchas de agua fría, las terribles letrinas (pobre de las niñas); Los varones siempre encontraban un lugar donde ir, pero las niñas no. Aunque parezca extraño, aquellos días pasando trabajo, nos unieron de forma tal que ha sido para siempre.

Vieja, decía yo a mi madre, voy a Guanabo, a que?…a dar una vuelta…Si, tenia que caminar un rato con mis amigos por la 5ta Avenida, ya Guanabo era parte de mi vida… si, mi centro de operaciones.

Hace falta Pan?… Ve a Guanabo
La Tintoreria?… Ve a Guanabo
La Casa Verde?…Ve a Guanabo
La Farmacia?….Ve a Guanabo

Asi empezaron a pasar los años de estudiante de Secundaria, y como todo joven hijo de Dios, Cupido me tiro’ un flechazo y tuve mi primera “Novia Oficial”; si, había que “marcar” y portarse bien, solo podía salir a las fiestas con mi novia, esto empezó a tomar un carácter mas serio de lo que pensaba, y mi inmadurez hizo que aquello terminara.

Llego’ el 10mo Grado, el ultimo año; ya éramos mas crecidos y los juegos se hacían cada vez mas insoportables para los maestros como por ejemplo el día que le puse un cangrejo a Olga la Maestra de Biologia en su buró, o a alguien se le ocurría escribir el nombre de “Radames” en la pizarra para que la maestra de Quimica (Maria Amelia) lo viera en cuanto entrara, y que me dicen del preferido de todos Barbaro Lena, el Gentil Profesor de Taller, siempre que me llamaba la atención terminaba con una frase especial: “Portese bien que conozco a tus padres”…

Recuerdo a todos mis maestros, eso es algo…pero a veces me parece que el tiempo no ha transcurrido, pero la realidad es otra, el tiempo no ha pasado, EL TIEMPO SIEMPRE ES EL MISMO, LOS QUE HEMOS PASADO SOMOS NOSOTROS; Si, ahora peinamos canas y nuestra piel no es tersa y vivimos muy lejos de Guanabo, regados por todo el Mundo, esto fue lo que nos toco’ vivir; Es una pena lo que perdimos, pero si ganamos algo, aprendimos lo que significa estar unidos en amistad, hermandad y fraternidad, por eso hoy les doy las gracias a todos por ser mis amigos, mis hermanos, y le doy a Dios gracias por haberme dejado vivir parte de mi vida en Guanabo.

Un abrazo a todos,
Benny.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2010 PreDeLaHabana® Jose Marti